Tema 19.- Agricultura y medio ambiente

 

 

Introducción

Compatibilidad.- Se deben cumplir los objetivos de compatibilidad consistentes en que se mantengan los recursos naturales en cantidad y calidad suficiente para atender las necesidades humanas actuales y de las futuras generaciones.

Objetivos obsoletos.- Atrás quedaron enfoques de producción para obtener mayores producciones con menores costes, o aquellos que ignoraron la presión creciente y el deterioro que iban asociados a las actividades netamente extractivas.

Nuevos objetivos.- Equilibrio "sostenible" entre la actividad productiva, el mantenimiento de dicha capacidad productiva, y la cantidad y calidad de recursos ambientales.

2.- Agricultura y deterioro ambiental.

Actividad dañina. La agricultura deteriora el suelo, el agua, el aire, hace desaparecer algunos hábitats, y al producir masivamente algunas variedades, va en contra de la biodiversidad.

Actividad beneficiosa. La agricultura también aporta beneficios específicos de sus propios fines, como es la producción de alimentos y materias primas. Además conserva y mantiene valores culturales como el paisaje, tiene beneficios económico sociales, y retiene CO2 atmosférico, entre otros.

3.- Sistemas agroecológicos.

Complejidad. Los sistemas agroecológicos dependen de gran número de factores, como las condiciones socio económicas en que se desarrolla, las tecnologías que emplea, las prácticas agrarias, las condiciones relativas al clima, etc. También recibe influencias directas y fuertes de las políticas de producción y de precios.

Sostenibilidad. Se buscan las mejores fórmulas para adecuar la productividad y sus repercusiones sobre el medio ambiente y sus interrelaciones.

Reforma de la PAC. A partir de 1992 los temas ambientales se tornan de la mayor importancia en la Política Agraria Común.

4.- Políticas de la UE.

Medidas de acompañamiento. Se concretan en los Reglamentos (CEE) 2078/92 sobre medidas agroambientales: Reglamento (CEE) 2079/92 para la jubilación anticipada; y Reglamento (CEE) 2080/92 sobre forestación de tierras agrarias.

Instrumentos técnicos. Se le da prioridad al control adecuado de algunos instrumentos técnicos que emplean los agricultores como son:

5.- Peculiaridades de la agricultura española.

Potencialidad productiva. Se reconoce a nivel internacional la enorme pujanza productiva y tecnológica de nuestra agricultura, combinada con las mejores condiciones climáticas de toda Europa.

Otras ventajas. Mientras que el resto del territorio europeo, los usos del territorio han acabado prácticamente con la mayor parte de los ecosistema existentes, en nuestro país se conserva aún una enorme riqueza de hábitats y ecosistemas naturales.

Problemas. Los mayores problemas con que contamos, en relación con nuestros vecinos son los derivados de las enormes pérdidas anuales de suelo y de la desertificación asociada.

La Red Natura 2000 incorpora un elevado numero de ZEPAS y de Lugares de Interés Comunitario (LIC), alguno de los cuales no coincide con espacios protegidos.

6.- Enfoque final. La política agroambiental no está encaminada a conseguir que todo el territorio se convierta en una gran reserva natural, ni tampoco el mantenimiento de sistema aislados de protección, ignorando fuera de ellos los principios ambientales. Se trata de impulsar agricultura sostenible en la totalidad del espacio rural español.

7.- Otros datos de interés

 

Reglamentación europea

    El Reglamento CEE 2078/92, sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural, establece un nuevo marco de medidas de acompañamiento a las ayudas de la P.A.C., por el que se definen un conjunto de ayudas con la finalidad compatibilizar las prácticas agrarias con la conservación del medio ambiente. Estas ayudas llevan implícitas una serie de compromisos por parte de los beneficiarios con una duración de 5 años, en los que se comprometen a aplicar en sus actividades agrarias una serie de medidas dirigidas a favorecer el medio ambiente.

El Reglamento (CE) 1257/99 de ayudas al desarrollo Rural a cargo del FEOGA, deroga el anterior reglamento con fecha 31 de diciembre de 1999, ampliando el marco de ayudas agroambientales iniciado y desarrollado por el R(CEE) 2078/92.

Las Normas básicas de aplicación son:

R. CEE 2078/92 sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural.

Reglamento (CE) n° 746/96 de la Comisión (3), por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CEE) n° 2078/92 sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural, contiene una serie de normas aplicables en caso de que se produzcan cambios en la explotación del beneficiario de una medida agroambiental

R (CE) 1257/99 de ayudas al Desarrollo Rural a cargo del FEOGA (Deroga el anterior Reglamento)

R (CE) 2603/99 de disposiciones transitorias al R(CE)1257/99

Real Decreto 51/1995 de 20/01, MEDIDAS HORIZONTALES

Entre estas últimas cabe destacar a modo de ejemplo:

H1. Fomento Agricultura Extensiva: Barbecho.

H2. Fomento Formación Agroambiental
H3. Conservación Razas Autóctonas en Peligro de Extinción.

H4. Fomento Agricultura Ecológica..

R.D. 632/1995. Ayudas en las zonas de influencia de los PARQUES NACIONALES

B. Transformación de cultivos herbáceos en pastos.
C. Reducción de la cabaña bovina u ovina por ud. de sup. Forrajera.
D2. Protección de Fauna y Flora en Humedales
F. Retirada de la producción de tierras de cultivo > 20 años.
Abandono cultivos herbáceos
Abandono hortícolas y arroz
G. Proyectos de demostración de producción integrada
Ayuda por superficie de vegetación espontánea objeto de actividad apícola. El control se realiza sobre el nº de colmenas.
2. Ayuda Complementaria
- Lucha contra la erosión
a. Transformación tierras de cultivos herbáceos en pastizales extensivos.
b. Regeneración y mejora de la cubierta pascícola.
c. Actuaciones de carácter extraordinario procesos erosivos.
d. Actuaciones para favorecer la regeneración del arbolado
- Consolidación o mejora de elementos singulares de la explotación
- Acondicionamiento de espacios para uso público
3. Ayudas a Actuaciones Colectivas

 

Reglamento 2078/92/CEE del Consejo de 30 de junio de 1992, sobre métodos de producción agraria compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural
DOCE 215/L, de 30-06-92. Resumen

1. Objetivos del régimen de ayudas.

Se crea un régimen comunitario de ayudas cofinanciadas por la Sección de Garantía del Fondo Europeo de Orientación y Garantía Agrícola (FEOGA) con el fin de:

Este régimen comunitario de ayudas está destinado a:

a) fomentar la utilización de prácticas de producción agraria que disminuyan los efectos contaminantes de la agricultura, lo que, mediante una reducción de la producción, ha de contribuir asimismo a un mejor equilibrio de los mercados;
b) fomentar una extensificación beneficiosa para el medio ambiente de las producciones vegetales y de la ganadería bovina y ovina, incluida la transformación de las tierras de cultivos herbáceos en pastizales extensivos;
c) fomentar una explotación de las tierras agrícolas compatible con la protección y la mejora del medio ambiente, del espacio natural, del paisaje, de los recursos naturales de los suelos y de la diversidad genética;
d) promover la conservación de tierras agrícolas y forestales abandonadas allí donde su mantenimiento sea necesario, por motivos ecológicos o debido a peligros naturales o de incendio, para prevenir los riesgos derivados del despoblamiento de las regiones agrarias;
e) fomentar la retirada de la producción de las tierras de labor a largo plazo, con fines relacionados con el medio ambiente;
f) fomentar la gestión de las tierras con vistas al acceso del público y al esparcimiento;
g) sensibilizar y formar a los agricultores en materia de producción agraria compatible con las exigencias de la protección del medio ambiente y la conservación del espacio natural.

2. Régimen de ayudas.

1. Siempre que ello tenga unos efectos positivos para el medio ambiente y el espacio natural, el régimen podrá incluir ayudas destinadas a los agricultores que se comprometan:

a) a reducir sensiblemente la utilización de fertilizantes y/o productos fitosanitarios o a mantener las reducciones ya iniciadas o introducir o mantener métodos de agricultura biológica;

b) a proceder, por medios diferentes de los contemplados en la letra a), a extensificar las producciones vegetales, incluidas las forrajeras, o a mantener la producción extensiva ya practicada en el pasado, o a una transformación de las tierras de cultivos herbáceos en pastizales extensivos;
c) a reducir la carga de la cabaña bovina u ovina por unidad de superficie forrajera;
d) a utilizar otras prácticas de producción compatibles con la exigencia de la protección del medio ambiente y de los recursos naturales y con la conservación del espacio natural y el paisaje o a criar animales de razas locales en peligro de desaparición;
e) efectuar el mantenimiento de las tierras agrícolas o forestales abandonadas;
f) a retirar de la producción las tierras de labor durante al menos veinte años para utilizarlas con fines relacionados con el medio ambiente, en particular para constituir reservas de biotopos o parques naturales, o para proteger las aguas;
g) gestionar las tierras para el acceso público y el esparcimiento.

2. Además, el régimen podrá incluir medidas encaminadas a mejorar la formación de los agricultores en materia de prácticas de producción agrícola o forestales compatibles con el medio ambiente.

3. Programas de ayudas.

1. Los Estados miembros aplicarán, en la totalidad de sus territorios y con arreglo a sus necesidades específicas, el régimen de ayudas establecido en el artículo 2 a través de programas plurianuales de zona conforme a los objetivos contemplados en el artículo 1. Los programas reflejarán la diversidad de las situaciones medioambientales, de las condiciones naturales y de las estructuras agrarias de las principales orientaciones de la producción agraria y las prioridades comunitarias en materia de medio ambiente.

2. Cada programa cubrirá una zona homogénea desde el punto de vista del medio ambiente y el espacio natural e incluirá, en principio, todas las ayudas contempladas en el artículo 2. No obstante, en casos debidamente justificados, los programas podrán limitarse a las ayudas que correspondan a las características específicas de una zona.

3. Los programas tendrán una vigencia mínima de cinco años e incluirán, por lo menos, los siguientes datos:

a) delimitación de la zona geográfica y, en su caso, de las subzonas cubiertas;
b) descripción de las características naturales, medioambientales y estructurales de la zona;
c) descripción de los objetivos perseguidos y su justificación en función de las características de la zona, incluida la indicación de la legislación comunitaria sobre medio ambiente cuyos objetivos persiga el programa;
d) condiciones de concesión de las ayudas habida cuenta de los problemas que se planteen;
e) cálculo de los gastos anuales que entrañe la realización de un programa de zona;
f) disposiciones adoptadas con vistas a proporcionar una información adecuada a los agentes agrícolas y rurales.

4. No obstante lo dispuesto en los apartados 1, 2 y 3, los Estados miembros podrán establecer un marco reglamentario general que disponga la aplicación horizontal en la totalidad de su territorio de una o varias de las ayudas contempladas en el artículo 2. Dicho marco deberá precisarse y, en su caso, completarse mediante los programas de zona mencionados en el apartado 1.

4. Naturaleza e importes de las ayudas.

1. Se concederá una prima anual por hectárea o por unidad de ganado que se reduzca a los agricultores que suscriban durante un mínimo de cinco años uno o varios de los compromisos contemplados en el artículo 2, con arreglo al programa aplicable en la zona correspondiente. En el caso de la retirada de tierras, este compromiso deberá durar veinte años.

2. El importe máximo subvencionable de la prima queda fijado en: Relaciona los diversos tipos de ayudas y acciones.

3. El importe máximo subvencionable en el caso de los cultivos anuales y los pastos se aumentará a 422,6 ecus (2) por hectárea si el titular de la explotación suscribiere al mismo tiempo y para la misma superficie al menos uno de los compromisos establecidos en las letras a) o b) del apartado 1 del artículo 2, y el compromiso establecido en la letra d) del apartado 1 del artículo 2.

4. Cuando se conceda una prima por reducción del número de unidades de ganado:

- las ayudas establecidas en las letras a) y b) del apartado 1 del artículo 2 no podrán concederse por las superficies forrajeras de una explotación;
- el importe máximo subvencionable de la prima otorgada por esas superficies en aplicación de lo dispuesto en la letra d) del apartado 1 del artículo 2, se reducirá en un 50 %.

En las condiciones que determine la Comisión, con arreglo al procedimiento establecido en el artículo 29 del Reglamento (CEE) núm. 4253/1988, la Comunidad también podrá participar en el pago de las primas anteriormente mencionadas concedidas por los Estados miembros para compensar las pérdidas de renta derivadas de la imposición obligatoria de las restricciones contempladas en el artículo 2, a raíz de la aplicación en los Estados miembros de medidas decididas en el marco de una disposición comunitaria.

6. Los Estados miembros podrán disponer que el compromiso de los agricultores se realice mediante un plan global aplicable al conjunto o a una parte de la explotación.

En tal caso, el importe de las ayudas podrá fijarse basándose en el cálculo global efectuado respetando los importes y las condiciones estipulados en el presente artículo y en el artículo 8.

5. Condiciones de concesión de las ayudas.

1. Con vistas a alcanzar los objetivos del presente Reglamento en el marco de las disposiciones reglamentarias generales contempladas en el apartado 4 del artículo 3 y/o dentro de los programas de zona, los Estados miembros determinarán las condiciones de concesión de la ayuda, su importe; las condiciones que deberá suscribir el beneficiario, especialmente con el fin de comprobar y controlar el respeto de los compromisos suscritos.

6. Cursos, cursillos y proyectos de demostración.

En la medida en que no se conceda su financiación en virtud del artículo 28 del Reglamento (CEE) núm. 2328/1991, los Estados miembros podrán introducir un régimen de ayuda especial para cursos y cursillos de formación sobre las prácticas de producción agrícola y forestal compatibles con las exigencias de la protección del medio ambiente y los recursos naturales, con la conservación del espacio natural y el paisaje y, en particular, con las normas de buenas prácticas agrarias o de agricultura biológica. El régimen de ayuda supondrá la concesión de ayudas: para la asistencia a cursos o cursillos y para la organización y realización de dichos cursos o cursillos.

7. Procedimiento de examen de los programas.

1. Los Estados miembros comunicarán a la Comisión los proyectos de marco reglamentario general contemplado en el apartado 4 del artículo 3 y los programas contemplados en el apartado 1 del artículo 3, y las disposiciones legales, reglamentarias o administrativas existentes o que tengan la intención de adoptar para hacer posible la aplicación del presente Reglamento, antes del 30-7-1993.

2. La Comisión examinará las comunicaciones de los Estados miembros con objeto de determinar: su conformidad con el presente Reglamento, teniendo en cuenta los objetivos de éste y la relación entre las diferentes medidas; la naturaleza de las medidas cofinanciables y el importe total de los gastos cofinanciables.

8. Porcentajes de la financiación comunitaria.

El porcentaje de la financiación comunitaria será del 75% en las regiones incluidas en el objetivo definido en el punto núm. 1) del artículo 1 del Reglamento (CEE) núm. 2052/1988 y del 50% en el resto de las regiones.

9. Normas de desarrollo.

Con arreglo al procedimiento establecido en el artículo 29 del Reglamento (CEE) núm. 4253/1988, la Comisión aprobará, cuando proceda, las normas de desarrollo del presente Reglamento.

10. Disposiciones finales.

1. El presente Reglamento no prejuzga la posibilidad de que los Estados miembros, excepto en el ámbito de aplicación del apartado 2 del artículo 5, adopten medidas de ayuda suplementarias cuyas condiciones o normas de concesión sean diferentes o cuyo importe sobrepase los límites establecidos en él, siempre que tales medidas sean adoptadas de conformidad con los objetivos del presente Reglamento y con los arts. 92, 93 y 94 del Tratado.

2. Tres años después de la entrada en vigor del presente Reglamento en los Estados miembros, la Comisión presentará al Parlamento Europeo y al Consejo un balance sobre su aplicación.

ANEXO
Tabla de conversión de los animales de la especie bovina, equina, ovina y caprina en unidades de ganado mayor (UGM) contemplada en el artículo 4

 

Repercusiones de la aplicación del R (CEE) nº 2078/92 en la conservación de las razas autóctonas canarias en peligro de extinción

El Reglamento marco por el que se establecen ayudas para fomentar los métodos de producción compatible con exigencias de protección y conservación del espacio natural ,ha permitido establecer un programa de ayudas para el mantenimiento y recuperación de algunas razas en peligro de desaparición.

La transposición al ordenamiento español se hizo mediante el RD nº 51/1995 de 20 de enero.

Este programa de ayudas ha tenido repercusión en algunas razas canarias en peligro de extinción: Ovino Palmero,Cerdo Negro Canario, Vacuno Palmero y Vacuno Canario acogiéndose a las subvenciones previstas en el mismo.

En Canarias estan censadas ocho razas autóctonas de diferentes especies animales: a) Vacuna: Canaria y Palmera.b) Ovina: Canaria y Palmera.c) Porcina: Cerdo Negro Canario.d) Caprina: Majorero, Tinerfeño y Palmero.

Situación actual de las razas:

  • Fuera de peligro, vulnerable: Vacuno Canario
  • En peligro de extinción: Vacuno Palmero y Cerdo Negro Canario
  • En situación crítica: Ovino Palmero

Existe una aparente evolución positiva en el número de animales tras la ejecución de dicho programa que puede ser debido al incentivo económico unido al auge tomado por los deportes autóctonos, tales como el arrastre de ganado.