Tema 13. El proyecto y su desagregación

Introducción

El Proyecto, según los distintos enfoques

Aspectos del Proyecto que deben ser estudiados

 

Introducción

Las acciones del proyecto se estudian desde el punto de vista de los posibles efectos impactantes en el medio que le va a dar acogida. Se consideran, tanto los consumos de elementos del medio, la energía y los demás recursos, como las emisiones a la atmósfera, el ruido, los vertidos de efluentes de cualquier tipo y la generación de cualquier tipo de residuo.

Recordemos que el Proyecto debe garantizar en su contenido una visión completa e integrada de las actuaciones sobre el medio en que actúa, lo que requiere una mayor creatividad e ingenio, así como una mayor responsabilidad social de sus contenidos. Los planteamientos ambientales deben suponer una motivación para investigar en nuevas soluciones tecnológicas y, en definitiva, una mayor reflexión en los procesos de planificación y de toma de decisiones.

El estudio del proyecto como generador de impactos debe adaptarse lo mejor posible a las características del medio que lo va a albergar (características físicas, biológicas, culturales, sociales y económicas).

De alguna forma, los objetivos del proyecto deben compensar el sacrificio ambiental que se propone realizar. Para ello se deben considerar las distintas alternativas que podrían seguirse para obtener los mismos objetivos (en un grado de consecución semejante) pero con menores sacrificios ambientales.

El análisis del proyecto debe considerar la descripción del mismo en lo referente a su implicación con el entorno. La profundidad del estudio dependerá de la legislación, las directrices y planes vigentes, referido siempre al entorno geográfico donde se piensa ubicar.

La descripción física del proyecto hará referencia a los elementos que lo constituyen y a la tecnología que se piense emplear, así como los elementos relevantes que haya que emplear durante la fase de obra o instalación, la fase operativa o de funcionamiento y en la posterior fase de abandono de la actividad y/o desmantelamiento.

 

El proyecto.

Desde el punto de vista del proyectista

De forma general para un proyectista, ingeniero o arquitecto, el proyecto es un documento técnico que se estructura en una serie de apartados en los que debe quedar suficientemente claro:

  • Medios humanos
  • M. económicos
  • M. materiales y maquinaria

 

Todo ello, como un todo o instrumento técnico encaminado a conseguir la transformación en la forma diseñada y prevista por el proyectista.

Desde el punto de vista del técnico de evaluación de impactos

Para el técnico encargado de la evaluación de impactos, el proyecto es básicamente un instrumento generador (del que se van a derivar) acciones posiblemente impactantes.

Hay dos aspectos adicionales que el evaluador debe tener presentes:

2.1.- El proyecto es un "arma" de alteración cuya capacidad de generar impactos depende directamente del lugar elegido para llevarlo a cabo. De este modo los posibles impactos que pueda generar en un determinado lugar pueden ser muy diferentes de los que pueda generar en otra localización diferente.

Se trata pues de un binomio Proyecto-Medio Ambiente (del lugar concreto previsto) en el que debe concentrar sus esfuerzos y capacidades.

2.2.- El evaluador ambiental no debe tomar partido por ninguna postura, (ni a priori, ni en ningún momento) ya sea conservacionista y en contra del proyecto, ni tampoco la opuesta.

Su misión es:

  • La previsión objetiva de los impactos que presumiblemente "ese" proyecto concreto, va a causar en "ese" entorno ambiental concreto.
  • La valoración razonada de los impactos previstos y del impacto global o conjunto
  • La propuesta de medidas para evitar, reducir y/o compensar los impactos previstos, así como los medios necesarios para lograrlo.
  • El plan de vigilancia necesario y razonable para la inspección y comprobación de las medidas previstas en el punto anterior
  • El planteamiento opcional de soluciones alternativas a la inicialmente contemplada en el proyecto, que consigan razonablemente los objetivos perseguidos con el mínimo sacrificio ambiental.
  • Informar de los resultados y conclusiones de su estudio al promotor y/o a las autoridades interesadas.
  • Obsérvese que, en general, el propio proyectista debe incluir cuando así lo requiera la legislación aplicable, dentro de su Proyecto el correspondiente Anejo con el Estudio de Impacto Ambiental del nivel requerido.

Si bien se puede sospechar de la objetividad del proyectista al evaluar los impactos ambientales de su propio Proyecto, también es cierto que las consideraciones ambientales deben formar parte desde el inicio del estudio de alternativas, a fin de obtener la solución que considere óptima, del mismo modo que forman parte las consideraciones económicas relativas al presupuesto y las correspondientes previsiones de ingresos y gastos de la actividad proyectada.

Los buenos proyectistas son conscientes de que la solución o alternativa correcta debe minimizar el sacrificio ambiental, y ello desde el punto de vista de reto profesional, además de ético, y del propio compromiso con la sociedad y con una mentalidad de desarrollo equilibrado y sostenible.

En otras ocasiones, al técnico ambiental se le encarga el estudio de un proyecto ajeno, que ya de por si incluirá (o no) su propio Anejo de Estudio de Impacto, siempre que el órgano sustantivo con capacidad para otorgar licencia o autorización, o bien el propio órgano ambiental con capacidad para emitir la Declaración de Impacto, así lo estime oportuno.

Aspectos del Proyecto que deben ser estudiados

 

De forma general, en el proyecto debemos buscar las causas de posibles impactos, en las acciones derivadas de la puesta en obra y las fases de funcionamiento y abandono de la actividad o transformación prevista, y que serán:

Consumo de recursos

  • en forma de ocupación física, debido a la obra civil
  • accesos, y espacios complementarios (aparcamientos, jardines,...)
  • suelo
  • flora
  • fauna
  • hidrología
  • Humos y gases
  • ruidos
  • Polvo

Para ello es de gran utilidad la revisión de los planos y del Presupuesto por capítulos, de los que podremos extraer la información del volumen de materiales que se va a poner en juego durante la transformación (así como su valor económico) y las máquinas necesarias, la afluencia de obreros, etc. Por ello, es de gran importancia que esta información se complete con los tiempos de ejecución previstos. Es frecuente que el factor tiempo y su control estricto aparezca como recomendación por parte del técnico ambiental, tanto en el Plan de Vigilancia, como en la Medidas Correctoras

 

Descripción del proyecto

Información previa

Debe comenzar haciendo referencia a la situación estructural de partida (previa al proyecto)

Situación. Cartografía. Planeamiento urbanístico y ordenación del territorio.

Sistemas estructurales. Vías y comunicaciones. Áreas de servicio. Puertos

En su descripción, conviene hacer uso de planos de diversas escalas (1:50.000 a 1:1.000 e incluso inferiores para algún tipo de detalle). También es frecuente incluir la fotografía aérea, la ortofoto y los reportajes fotográficos de la zona afectada.

Fase de transformación

El técnico ambiental deberá prestar la máxima atención a:

Repercusiones

Además de las ya mencionadas alteraciones del medio físico; de la geología; ocupación del suelo, o los consumos, el técnico ambiental deberá considerar sus repercusiones, y en concreto:

  • creación de empleo y otras favorables
  • posible rechazo o malestar social por:
  • expropiaciones y otras repercusiones
  • alteración de conducta y costumbres

Para identificar correctamente las acciones, existe un criterio lógico, según el cual, las acciones seleccionadas deben ser:

Representativos

Relevantes

Excluyentes

Cuantificables

Fácil identificación


Entendemos por "desagregar" un proyecto, la identificación de las principales acciones con impactos potenciales sobre el Medio Ambiente, de acuerdo con los criterios anteriormente citados.

De poco o nada sirve emplear una desagregación modelo o estándar que pretenda ser de común aplicación para la mayoría de los proyectos porque su falta de adaptación nos obligará a un laboriosos trabajo de retoque y ajuste que hará muy ardua la labor.

A la hora de desagregar un proyecto, con frecuencia tenemos tendencia a mezclar las causas con los efectos. A menudo cometemos errores como los especificados en el ejemplo siguiente:

Ejemplo.- Emisiones a la atmósfera. Se suelen distinguir Contaminantes Primarios, Secundarios, Emisiones de materia (sólida, líquida o gas) y de energía. Una vez hecho esto se identifican como elementos de desagregación del proyecto.

Lo que deberíamos hacer, en cambio, es identificar acciones propias del proyecto, como son:

Cada uno de estas acciones, podrán impactar sobre los elementos del medio ambiente, en unos elementos de cruce que identificamos como impactos puntuales, que serían:

  • Calidad del aire, por pérdida de visibilidad o transparencia
  • Id. por ruido
  • Id por emisiones de tipo polvo, humos y otros tipo de gases

La sección de Naciones Unidas encargado del estudio de temas sobre el Medio Ambiente (PNUMA) ha realizado, a fin de facilitar a los técnicos la labor de desagregación un Listado de Chequeo Ambiental para proyectos industriales

Otros ejemplos de desagregación son los recogidos en:

Variables de clasificación de las regiones europeas (Ammer et al. 1978)

Desagregación de Leopold

Desagregación de Batelle-Columbus

Guía para la elaboración de estudios del Medio Físico M.O.P.T de 1992

...

El proyecto es la fuente de información base de las acciones que pueden representar posibles impactos sobre el Medio Ambiente. También conviene saber en que documento del Proyecto podemos encontrar la información que buscamos como técnicos ambientales: Principalmente en la Memoria, en los Planos y en el Presupuesto.

En la fase de construcción, podemos tener una primera idea a nivel de aproximación, a través de la Memoria del proyecto, de la que podremos extraer la relación de acciones previstas. Tras esa primera fase, debemos traducir las acciones en función de su interacción con el medio ambiente. La tercera fase, que nos indica hasta que punto se ha planteado la relación de respeto (en el sentido de buscar la alternativa, las acciones y las tecnologías que den por resultado un menor impacto) con el entorno, la podemos ver en los documentos de Memoria y Presupuesto (en ocasiones, también en Pliego de condiciones y Planos) relativo a la previsión de acciones (donde verter escombros, distancias de transporte, cuidados con fauna y flora, contaminantes durante la fase de construcción, etc.).

  1. Relación de acciones previstas por el proyectista (Memoria)

  2. Cuantificación de acciones. (Nivel de profundización en función del nivel del Es.I.A.)

  3. Su traducción en incidencias medibles sobre parámetros ambientales

  4.  Resaltar los problemas más graves y los insuficientemente tratados

La cuarta fase debe plantear aquellos aspectos que hemos visto que están pendientes de resolver en el proyecto, bien porque no se han considerado (vertidos, captación de tierra y otros recursos, contaminación atmosférica...) o porque se han tratado insuficientemente (vertidos de aguas residuales, fosas sépticas, construcciones temporales, ...)

La fase de funcionamiento es muy importante, ya que el tiempo va a tener una prolongación normalmente muy superior a la de la fase de construcción. Generalmente van dirigidos a esta fase la mayor parte de los esfuerzos de prevención. Pero tampoco hay que olvidar la fase de abandono de la actividad, debiendo tener prevista la situación resultante al cesar las actividades y dar soluciones, aun siendo conscientes de que las condiciones pueden ser muy diferentes al final de dicha fase productiva (desarrollo en los espacios circundantes, cambios posibles de normativa, de los parámetros socioculturales y económicos que hoy se dan,...).

Además de los aspectos físico-químicos que afecten al medio, vamos a hacer igual referencia a los demás aspectos relacionados con la percepción que las personas y colectivos afectados tienen sobre la obra proyectada. Así, pasando de lo más general a lo concreto, debemos considerar:

 

TIPOLOGIA DE PROYECTOS

Los distintos tipos de proyectos podrían agruparse de acuerdo a una tipología determinada. Como ejemplo de una clasificación sencilla valga la siguiente:

A. ACCIONES ESPECIFICAS SOBRE EL MEDIO FÍSICO

A.1.EXTRACTIVAS

A.2.DESMONTES Y TERRAPLENES

B. ACCIONES ESPECIFICAS SOBRE EL MEDIO BIOLÓGICO

B.1.TALAS DE ÁRBOLES. PLANTACIONES DE ESPECIES FORESTALES

B.2.-TRANSFORMACIONES EN REGADÍO

B..3.- PUESTA EN CULTIVO O ABANDONO DE LOS YA EXISTENTES

B.4.- CAMBIO DE ACTIVIDAD PRODUCTIVA

B.5.CAZA Y PESCA

 

C. ACCIONES ESPECIFICAS SOBRE EL MEDIO SOCIO-ECONÓMICO Y CULTURAL

D. URBANIZACIONES. EN PARTICULAR, LAS QUE AFECTAN A :

E. ACTIVIDADES PRODUCTIVAS GANADERAS

F. INDUSTRIAS Y ACTIVIDADES DE TRANSFORMACIÓN

G. CENTRALES GENERADORAS DE ENERGÍA. CON ESPECIAL ATENCIÓN A:

H.INSTALACIONES DEPORTIVAS Y DE RECREO

No se pretende ser exhaustivo en la casuística de posibles actividades o grupos de actividades que afectan al medio ambiente, ni tampoco sería lógico plantear una matriz con dos o tres mil elementos que recogiese la gran mayoría de las posibles acciones, dado que la aplicación posterior de la misma a un caso concreto supondría en la mayoría de los casos una matriz de muy baja densidad (con un elevado porcentaje de elementos vacíos).

De esta forma, lo lógico es elaborar una matriz específica para cada proyecto que vayamos a evaluar . Pongamos como ejemplo que se trate de un proyecto de construcción de una presa para recogida de aguas superficiales de escorrentía encaminada al suministro de agua potable para una zona urbana y la creación de nuevos regadíos.

En este caso procederíamos a una primera desagregación en los elementos básicos de la acción proyectada.

1. PRESA O EMBALSE REGULADOR DE AGUAS SUPERFICIALES

2. INSTALACIONES ANEJAS Y CONDUCCIONES A PUNTOS DE DESTINO

3. USO DEL AGUA EN MEDIO URBANO

4. CREACIÓN DE NUEVOS REGADÍOS

5. USO DEL AGUA EN MEDIO AGRÍCOLA

A cada uno de estos bloques en que hemos dividido la transformación global, aplicaríamos los elementos base de cualquier tipo de proyecto desagregado.

 

ELEMENTOS BASE DE CUALQUIER TIPO DE PROYECTO DESAGREGADO

01.OCUPACION DE SUELO

02.EMPLEO DE OTROS RECURSOS FISICOS (AGUA, AIRE)

03.MODIFICACIONES DE LA FLORA

04.MODIFICACIONES DE LA FAUNA

05.CONTAMINACION PAISAJISTICA-VISUAL

06.MODIFICACION RESTOS PATRIMONIALES HISTORICO-ARTISTICOS

07.GENERACION-DESTRUCCION DE EMPLEO

08.INMISIONES AL AIRE

08.1.HUMO

08.2.SUSTANCIAS QUIMICAS-OLORES

08.3.RUIDO-VIBRACION-ENERGIA TERMICA

09.INMISIONES AL AGUA

09.1.SUSTANCIAS QUIMICAS Y BIOLOGICAS

09.2.RUIDO-VIBRACION-ENERGIA TERMICA

10.RESIDUOS SOLIDOS

De esta forma, tendríamos por resultado un total de 50 elementos columna. Si decidiésemos separar para un estudio más adecuado las fases de construcción-creación de los regadíos, de la etapa de explotación tendríamos como resultado un número doble de columnas que posteriormente podríamos ajustar, dado que los consumos de agua urbana y en actividades agrícolas durante la fase de obra no quedarían afectados, y de esta forma, tendríamos una matriz específica del proyecto para empezar a trabajar en ella.

Al aplicar esta matriz, podemos encontrar que algunos elementos columna quedan vacíos, con lo que en una segunda revisión se reduciría el tamaño de la matriz dejándola constituida solo por aquellas columnas que podemos definir como no-vacías.

A partir de ahí, el número de elementos de cruce con los elementos fila (del inventario ambiental) dará el de posibles impactos puntuales.